Imagen de Info
Los mejores neumáticos deben estar situados en el eje trasero del vehículo
de Info - domingo, 14 de junio de 2015, 12:39
 
     
 
 El eje trasero soporta menos peso, por lo que el riesgo de aquaplaning es mayor. Además, un sobreviraje es prácticamente imposible de corregir cuando sorprende al conductor. Para mantener estable este eje en la calzada se deben situar siempre los mejores neumáticos en él.

Nomenclatura En un neumático se pueden leer varias cifras, por ejemplo: 225/40 R18 92Z 1210

225  Anchura de la banda de rodadura en mm (de flanco a flanco)
40  Relación de perfil (40% de 225)
R  Estructura radial
18  Diámetro de la llanta (en pulgadas)
92  Índice de carga (630 kg)
 Z  Índice de velocidad (superior a 240 km/h)
1210  Fecha fabricación (semana 12 del año 2010)

 
Presión de inflado La presión de inflado debe comprobarse una o dos veces al mes. Debe comprobarse con los neumáticos fríos para poder comparar la presión recomendada por el fabricante (se sigue considerando que un neumático está frío si circula, a baja velocidad, unos 2 ó 3 km)

Si la presión de inflado es insuficiente:
El neumático se calienta más (pudiendo llegar a reventar), se desgasta más por los lados de la banda de rodadura, el vehículo consume más y aumenta la deriva.

Si la presión de inflado es excesiva:
El neumático disminuye su agarre, no absorbe bien las irregularidades del terreno, se desgata más por el centro de la banda de rodadura, no permite que la suspensión funcione correctamente.
 
Desgaste

Los neumáticos tienen un desgaste a medida que van rodando, este desgaste se acelera por varios motivos:

- En verano se desgastan más que en invierno.
- Circular por pavimentos más abrasivos.
- Conducir por pavimentos en mal estado.
- A mayor velocidad, o a mayor carga, se desgastan más.
- La conducción brusca (acelerones y frenazos)
- Las cadenas para nieve deterioran los neumáticos, es importante utilizarlas lo imprescindible.
- Los disolventes y las grasas aceleran el proceso de degradación del caucho.

Es importante comprobar que el dibujo del neumático está por encima del 1,6 mm, es decir, por encima de los testigos de desgaste (TWI). Un neumático excesivamente liso:

- No tiene el mismo agarre que otro más nuevo.
- Incrementa la distancia de frenado y detención.
- Aumenta, exponencialmente, la probabilidad de aquaplaning.
- Aumenta la probabilidad de derrapaje.
- Elementos de seguridad, como el ABS y el ESP, no podrán optimizar su funcionamiento. 
Alineación (Paralelo) Las ruedas directrices tienen una serie de cotas y ángulos que permiten que apoyen y rueden perfectamente. Un golpe fuerte puede hacer que este paralelismo se pierda, lo que produce, entre otros efectos, que las ruedas se desgastes de forma prematura y anormalmente.
Equilibrado Las ruedas necesitan un equilibrio dinámico para poder girar sin vibrar. Para ello, se colocan una serie de contrapesos que equilibran en conjunto de la rueda con el neumático. La pérdida de alguno de estos contrapesos, o bien, un golpe fuerte en la llanta que la deforme hace que se pierda este equilibrado. Una rueda desequilibrada al vibrar genera incomodidad al conductor y, además, puede dañar alguna articulación de la dirección.
Sustitución de un neumático En caso de pinchazo, si el conductor se ve obligado a sustituir un neumático deberá, fundamentalmente, reducir el riesgo de atropello si ha generado un obstáculo en el arcén o la calzada. La sustitución del neumático debe realizarse siguiendo una pauta para reducir esfuerzos y realizarlo adecuadamente:

1. SEÑALIZACIÓN DEL OBSTÁCULO y DEL CONDUCTOR.
2. INMOVILIZACIÓN DEL VEHÍCULO (freno de estacionamiento y primera velocidad engranada)
3. AFLOJAR LA RUEDA SIN SACAR LOS TORNILLOS O TUERCAS.
4. SITUAR EL GATO EN EL LUGAR ADECUADO BAJO LA CARROCERÍA (que indica el manual del fabricante) y ELEVAR EL VEHÍCULO.
5. QUITAR EL NEUMÁTICO Y SUSTITUIRLO POR EL DE REPUESTO (neumático temporal o completo) NO APRETAR AL MÁXIMO LOS TORNILLOS O TUERCAS.
6. BAJAR EL VEHÍCULO Y TERMINAR DE APRETAR LOS TORNILLOS O TUERCAS.
7. RETIRAR EL TRIÁNGULO DE PRESEÑALIZACIÓN y REANUDAR LA MARCHA.

La rueda de repuesto debe tener la presión adecuada, por lo que es importante revisarla cada vez que se revise la presión del resto de neumáticos e inflarla a la presión más alta que utilicen los otros neumáticos.

Si el vehículo no dispone de rueda de repuesto, y posee un dispositivo alternativo a la sustitución del neumático, deberán respetarse las indicaciones del fabricante en cuanto a número de kilómetros máximos que se pueden recorrer y velocidad máxima para circular, utilización del sistema apropiadamente (sprays, etc.), sistemas run flat, etc.
Sustitución de varios neumáticos  Cuando haya que sustituir los neumáticos, éstos deberán ser de las mismas dimensiones. No obstante, se podrán sustituir por otros de distintas dimensiones siempre y cuando esté así recogido en la tarjeta ITV. Nunca deberán tener código de velocidad y de carga inferior.